Bitácora creada para las prácticas de Tecnología de la Información.

23 abril 2006

El castillo de Drácula ya tiene dueño

“El heredero de Drácula recupera el castillo del conde vampiro”, así rezaban diversos titulares de los más importantes diarios digitales españoles a principios de esta semana ya expirada. Si creíamos que después de lo Genarín lo habíamos visto todo, estamos muy equivocados. No teníamos suficiente con asistir a la procesión en honor a un alcohólico pellejero, sino que esta semana además resulta que Vlad Tepes III, “El empalador” le deja a su legítimo heredero, no una casita en Los Alcazares, o el 205 viejo del abuelo, como manda la tradición, sino un fabuloso castillo, situado en la inexpugnable localidad de Bran, en Transilvania. Estamos todos locos. Espero que el amigo Vlad no contrajese muchas deudas antes de morir asesinado, porque sino sé de más de un banco de Rumanía que ahora mismo se estará frotando las manos.

Pues bien, pongámonos en antecedentes. Vlad Tepes, el verdadero Drácula, nació en la ciudad rumana de Sighsoara, en 1431. Su padre, soberano de Valaquia, fue armado caballero en la orden del Dragón, y se ganó el sobrenombre de "Dracul", que en rumano significa Diablo. Vlad heredó el rango de su padre, que era llamado Vlad Dracul, y pasó a llamarse Vlad Draculea ("hijo de Dracul"), aunque ha pasado a la historia con otro nombre: Vlad Tepes; que significa Vlad El Empalador. El origen de ese sobrenombre se encuentra en la cruel afición del príncipe Vlad a empalar a sus víctimas. De hecho, según los cronistas, Vlad Tepes disfrutaba ofreciendo auténticos banquetes a sus invitados, rodeados de cientos de hombres y mujeres cruelmente empalados.
No ha de extrañarnos pues el terror que despertaba Vlad Tepes a sus conciudadanos. Aunque educado en el cristianismo ortodoxo, Vlad Tepes hacía gala de unas costumbres poco cristianas, como mojar pan en la sangre de sus víctimas empaladas que degustaba con placer. Ante cosas como esa, Bram Stoker no pudo evitar la tentación de convertir al temible noble rumano, en su fantástico Conde Drácula.

No obstante, la célebre novela bien podría convertirse en una saga más de las que inundan el mercado, ya que el Gobierno de Rumanía ha decidido restituir el castillo del legendario príncipe Vlad Tepes III, a su legítimo heredero, Dominic von Habsburg, un descendiente de esa dinastía europea.


El beneficiario, Dominic von Habsburg, de 67 años, es un ingeniero norteamericano residente en las inmediaciones de Nueva York, pero que pasó su infancia entre aquellos muros, una verdadera fortaleza de los caballeros teutónicos construido en 1212. En 1920 los habitantes de la vecina ciudad de Brasov regalaron el castillo a la Reina María de Rumanía, la abuela de Dominic, quien hasta el año pasado se encontraba convencido de que no volvería a ver las antiquísimas habitaciones donde pasó los primeros diez años de su vida.

Con la llegada de los comunistas al poder, al final de la II Guerra Mundial, el castillo fue nacionalizado y, en 1947, el príncipe von Habsburg, junto a su familia, tuvo que salir del país. Huyeron a Suiza, luego se refugiaron en Argentina e Italia y por último en Estados Unidos, donde reside desde hace ocho años.
Durante años, Dominic von Habsburg intentó negociar con las autoridades rumanas, sin éxito, la restitución de la propiedad familiar. Ahora, una nueva ley aprobada en el Parlamento rumano con motivo de la integración del país en la Unión Europea a partir de 2007, le ha permitido reclamar y obtener la titularidad del castillo, convertido hoy en atracción turística.

«Para alguien que perdió su hogar, este tiene un valor inestimable», comentó von Hasburg tras confesar que había llegado a ofrecer al Gobierno de Bucarest treinta millones de dólares a cambio de su restitución.
Ahora sólo le queda esperar que las autoridades rumanas, después de casi sesenta años, le autoricen a regresar a su país natal. Aun así, de hacerlo, Dominic ha sostenido que aún no sabe qué hará con su nueva propiedad, apuntando que «Sólo una cosa es cierta», declaró a la prensa en Nueva York, «y es que no se convertirá en su residencia personal»

Creo que el amigo Dominic bien hubiese preferido tomarse una cervecita con los amigos en la terraza de su casa de Los Alcazares, pero nadie le preguntó y Bram Stoker ya no puede escribir la segunda parte.

Yo exijo que a este individuo se le haga un paso y se le saque en procesión.

3 Comments:

Blogger Nataliee24 said...

Comentario de Natalie Rodríguez, autora de "cronicacosmo"

Desde mi punto de vista, el contenido de tu blog aborda una temática interesante y que se ajusta perfectamente al objetivo inicial que has detallado en una de las entradas anteriores. Como trata sobre temas históricos de gran curiosidad engancha al lector a su lectura. Por ejemplo, me ha resultado interesante conocer la figura de San Genarín en la Semana Santa leonesa; o la labor que realiza Odissey en la extracción de objetos hundidos en los mares procedentes de naufragios.

Las fuentes que utilizas son adecuadas a la temática sobre la que tratas.

En cuanto a la política de enlaces en el artículo “La otra Semana Santa” he echado de menos algún enlace con el fin de esclarecer algún dato de su comentario. En el siguiente artículo, titulado “De mayor expoliador” has incluido tres enlaces, pero en el momento en que he intentado consultar su contenido no funcionaban correctamente, aunque esto puede ser que se deba a un error del sistema; además como ya los has arreglado no hay ningún problema.

Me ha gustado el pie de foto que has colocado al final del texto “de mayor...(sigo queriendo) ser expoliador”, lo que voy a adoptar yo misma para mi blog, ya que considero fundamental completar el significado de la imagen con una suscinta explicación, cosa que hasta ahora yo no he hecho.

El estilo que utilizas es literario y en ocasiones irónico y crítico. A veces, Lorena, dejas bien clara su posición respecto al tema sobre el que trata, lo que dudo que sea oportuno, pues si mal no recuerdo el fin de este blog es meramente informativo.

Pues esto es todo. Espero tu respuesta y te animo que entres en mi blog (cronicacosmo) y que me des tu opinión sobre el mismo. Te lo agradeceré. Un saludo, nos vemos el martes en clase.

5:49 p. m.

 
Blogger La_Lorena said...

Hola Natalie, me alegro de que te haya gustado. Lo de los enlaces es verdad, no sé porque me fallaron, problemillas técnicos "destos" que pasan, pero bueno ya está solucionado. Y por lo demás no sé, la entrada de Genarín tiene al final un enlace por si quieres ampliar información, aunque siendo de Palencia te sale mejor plantarte allí directamente,¡Merece la pena!
En cuanto a implicarme o no en lo que escribo no es estoy muy de acuerdo, yo creo que ya que se trata de un blog temático lo interesante es dar tu propia visión de los que tratas, lo objetivo ya está en los libros, otra cosilla eran los revisteros de prensa con los que empezamos que si requerían de una información más objetiva, pero bueno, supongo que estas cosillas van en gustos. Un saludo y gracias por tu comentario. Nos vemos el martes en prácticas ;)

12:18 a. m.

 
Anonymous alvaro said...

*He colocado este comentario también en mi blog pero como no sabía si ibas a volver a entrar he preferido trasladartelo aquí.*
En fin, que decirte "amiga" Lorena... que muchas gracias por tu comentario. Has sido bastante benévola conmigo, y no creo que lo mereciera, pero en fin... ya no hay marcha atrás... jaja. En serio (aunque un personaje como yo carece de toda seriedad, pero bueno...) que he encajado de buen grado todos los ganchos (¿de derechas o izquierdas?) que me has lanzado y que me alegro de que esta humilde bitácora por lo menos te haya servido para reírte un rato (no sé si de mí o conmigo, pero eso la verdad es que da igual, el caso es reírse), e incluso para apuntarte un par de obras del magnífico Capote. Por ciero que yo personalmente te recomiendo otra (pues las otras no las he leído): "Los perros ladran", que narra algunas de las primeras experiencias de este periodista y también se puede encontrar una autoentrevista. Genial.
Nada más. Simplemente eso: Muchas Gracias.
Un saludo blogero (sí, a mí también me repatea bastante utilizar ciertos términos... xD)

12:18 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home